1 - Barça2 - Fraikin BM. Granollers3 - Bidasoa Irun4 - BM. Benidorm5 - Incarlopsa Cuenca6 - BM. Logroño La Rioja7 - ABANCA Ademar León8 - Helvetia Anaitasuna9 - Bada Huesca10 - Ángel Ximénez Puente Genil11 - Bathco BM. Torrelavega12 - Frigoríficos Morrazo13 - Recoletas At. Valladolid14 - Unicaja Banco Sinfín15 - Viveros Herol BM. Nava16 - BM. Iberoquinoa Antequera

Leo Maciel: “Creo que mi fichaje por el Barça es un mensaje de esfuerzo”

Liga ASOBAL EHF Champions League
15/06/2022 | DDGS Liga ASOBAL EHF Champions League

El guardameta argentino aterrizó en el Barça con el objetivo de exprimir al máximo un sueño con una fecha de caducidad de tan sólo una temporada. Leo Maciel logró adaptarse rápido a un vestuario plagado de estrellas y se subió a la montaña rusa que supone la exposición de militar en el club azulgrana. El portero azulgrana no quiere pararse a pensar en todas las emociones que está a punto de experimentar en Colonia para mantener la calma y la fuerza mental que le caracterizan. Maciel se despedirá del Barça debutando en una Final4 y compitiendo por conquistar su primera Champions en el majestuoso Lanxess Arena.

¿Cómo se gestiona emocionalmente fichar por el Barça pero sólo por un año?

“Es una situación extraordinaria y quería aprovecharla al máximo. Una vez que estás en el Barça, quieres dar el máximo de tu nivel. Buscaba competir. Medirte a los mejores en cada entrenamiento es una exigencia muy fuerte. Me sentí muy cómodo, muy adaptado al vestuario y a mi papel. Sabía que me fichaban para acompañar a Gonzalo y creo que he cumplido con mi cometido. Estoy contento con el grupo humano, pude aportar en los momentos importantes y durante el año siempre estuve con ganas de que la gente se sintiera bien y animando mucho a todos. Para mí son todos los mejores”.

¿Es más fácil disfrutarlo y exprimirlo todo sabiendo que la fecha de caducidad del fichaje es un año?

“Lo del disfrute es entre comillas porque en el Barça hay mucha presión. Llegar a este club supone una exposición muy grande de golpe y traté de gestionarlo. El hecho de estar aquí un año me llevó a no comerme la cabeza con nada, saber que tenía que dar el 100% desde el minuto uno porque sabía que, cada momento que iba pasando, no se iba a volver a repetir. Obviamente que terminar con una Final4 es a lo que aspirábamos como equipo y es lo máximo para mí. Lo vivo con mucha concentración, tratando de disfrutarlo de una forma profesional. No quiero vivirlo como si estuviera en un cumple sino aprovechándolo y dándolo todo”.

¿Sentiste vértigo al incorporarte al Barça?

“Hay ciertas cosas que las fui sufriendo más a principios de temporada. La presión que cualquier compromiso lleva, porque el Barça la tiene en todo momento. Es complicado porque yo no tengo un nombre. Era una situación extraordinaria. La exposición fue muy alta pero, por suerte, con el apoyo de mis compañeros y el hecho que yo me sentía bien, salió todo bien. Me fui adaptando bien y pude responder a lo que se esperaba de mí”.

¿Qué supone para ti y para Argentina que tu nombre esté inscrito en la historia del Barça?

“Creo que es muy importante. Por aquí había pasado Eric Gull y yo recuerdo aquel momento como una locura. Esto es algo que, por ahora, es excepcional en el handball argentino, pero espero que, con el tiempo, ojalá se abran las puertas para más jugadores. Eso querrá decir que el nivel del handball en Argentina habrá crecido. Creo que mi fichaje por el Barça es un mensaje de esfuerzo. La situación de mi fichaje era extraordinaria entre la salida de Kevin y el fichaje de Nielsen pero también tiene mucho que ver con mi nivel. Estuve en el Mundial, con buen nivel en ASOBAL con Cuenca durante varios años que hizo que Pasqui se fijara en mí y que Carlos me diera la oportunidad”.

Dijiste en tu presentación que fichar por el Barça era un desafía máximo y que se te abría un mundo de experiencias. ¿Qué has experimentado esta temporada?

“El alto nivel, la alta competencia la había disfrutado con la selección, pero desde un lugar de selección emergente y secundaria en el plano mundial. Experimentarlo con el Barça, que tiene la etiqueta de candidato a todo que tiene que ganar en España y en Europa todo lo que juegue, tiene sus pros y sus contras. Jugar con un equipo que de una parada te hace cinco goles es increíble”.

Ahora que has estado un año dentro, ¿cómo explicarías que el Barça es más que un club?
“Creo que este concepto tiene varias aristas. La más importante para mí y la que fue más grata es la parte humana porque en un vestuario lleno de estrellas me han tratado perfecto desde el primer día. Encontré mi lugar y me voy con mucho cariño de todos. Más que un club también se refiere a todo lo que hay alrededor. En un club tan grande, con el fútbol y todas las disciplinas, se siente la presión y la política alrededor que hacen que el mundo Barça sea un poquito difícil y hermoso a la vez”.

¿Qué se siente al formar parte de la dupla en portería junto a Gonzalo Pérez de Vargas?

“Es un orgullo trabajar al lado de Gonzalo. Es un portero al que vi toda la vida porque somos, más o menos, de la misma categoría. Me crie y crecí entrenando con sus videos. Llegar un momento en que ambos coincidimos en algún punto es increíble. En el tándem creo que nos completamos bien. Siento que nos fuimos apoyando durante toda la temporada y que la respuesta fue positiva de los dos lados. Me veo en todos los cortes de paradas de Gonzalo saltando en el banquillo y eso habla mucho de esa concentración”.

¿Qué has aprendido de él?

“En algunas cosas tácticas y técnicas somos muy diferentes. Durante todo el año de charlas se aprende mucho, pero somos dos porteros muy distintos. Yo no puedo pretender tener su velocidad u otros puntos fuertes. Sobre todo le doy mucho mérito a la templanza con la que Gonzalo lleva ser Gonzalo Pérez de Vargas. Yo en un año viví la presión de jugar en el Barça y él lleva igual diez años aquí. Parece que los goles que te meten valen doble y él lleva una década llevándolo todo, con puntos más bajos y más altos. Creo que junto a Landin y alguno más, Gonzalo está entre los mejores guardametas del mundo. Es importante que él pueda alcanzar su máximo”.

Cuando fichas por el Barça, ¿asumes que Gonzalo será el titular y tú serás el segundo?

“Creo que asumí mi rol sin problemas, así como Gonzalo asume que es el número uno. A mí también me ha tocado ser el uno en otros equipos entonces hay que entender que las dos posiciones conllevan una gran responsabilidad. Con el día a día se busca la paridad para que los dos podamos sentirnos importantes. En los momentos de ciertas injusticias o debilidades, se debe formar un tándem que haga que vaya bien la cosa, tanto en la habitación como en la pista. No hace falta mucho para ver la calidad de Gonzalo. Es muy criterioso. Al haber estado en su posición en otros equipos entiendo mucho la situación”.

De cara a Colonia, ¿te preparas sabiendo que el equipo te puede necesitar en cualquier momento?

Todo tiene su dificultad, esto es algo que viene con el hecho de ser el número dos, pero me parece que ese punto de intensidad no nos va a faltar a ninguno en el equipo, ya seas titular o suplente. Las semifinales de la Champions son un partido aparte, va a ser una guerra, vamos a estar todos a tope y creo que, aunque yo no jugase ni un minuto, voy a tener una tensión y una intensidad enormes. En ese sentido, si el equipo va bien y Gonzalo hace 15 o 18 paradas voy a estar muy feliz. Y si me toca entrar, ojalá lo pueda hacer bien. El objetivo del equipo es ganar y la tensión competitiva no va a faltar”.

¿Cómo afrontas los días previos a debutar en una Final4 de la Champions en Colonia?

“Trato de no dimensionarlo del todo, me parece que ya tendré tiempo para poder pasar página y valorar bien la temporada. Mi foco simplemente está puesto en la semifinal, en ganarle al Kiel, y busco esa concentración. Así lo he hecho también en otros momentos importantes como fases de ascenso o finales, aunque la dimensión sea diferente. Hoy soy arquero del Barcelona, pero mi trabajo de concentración es el mismo. Trato de manejarlo bien. Puedes enfocar una semifinal de Champions pensando que es un partido más pero no creo que sea bueno plantearlo así. Quiero dimensionarlo desde el mismo lugar en el que lo dimensionan mis compañeros. Entiendo que hay diferencias porque algunos ya han jugado cinco u ocho Final4 y la experiencia es un punto importante. Sé que Colonia es el máximo nivel de competencia a nivel de clubes y me preparo para ello”.

El Barça es el vigente Campeón de la Champions, pero ningún equipo ha sido capaz de repetir título de forma consecutiva en Colonia. ¿Esta circunstancia añade o resta presión al Barça?

“Creo que tenemos que buscar quitarnos la presión. Este año, con algunas circunstancias que hemos vivido, con alguna derrota, el equipo está con hambre. No tanto por la repetición de volver a ganar la Champions, que también, sino por el año jodido que vivimos. Tenemos sed de ganar”:

¿Os preocupa el papel de tapado que pueden buscar Kiel, Kielce y Veszprém por las lesiones y títulos perdidos y que os trasladen el papel de favoritos?

“De una manera u otra, al Barça se le eleva siempre a la categoría de favorito. Lo vi siendo aficionado en años anteriores. Esa presión siempre va a estar. Nosotros somos los que no tenemos que entenderlo así, por un montón de cosas. La plantilla presenta ciertos cambios, el entrenador es nuevo, el año no fue excelente, así que tenemos motivos para poder motivarnos a tope y no tener que preocuparnos por si el resto de rivales van de tapados”.  

Kiel es el único equipo, junto al Barça, que ha ganado 3 títulos en Colonia. ¿Cómo podéis abstraeros de jugar en un pabellón con mayoría de público animando a vuestro rival?

“Es parte de nuestro objetivo de concentración. A nosotros no nos ha ido mal jugando de visitante, puede ser un aliciente más para sacar más garra y tratar de hacer mejor las cosas. Evidentemente, si conseguimos que jugar a favor para ellos sea un peso extra, nos puede venir bien para nuestros intereses. Si logramos ponernos por encima, tal vez sientan la presión de tener tantos aficionados a favor en Colonia”.

Como buen amante de la lectura, ¿qué libro escogerías para definir a la perfección tu año en el Barça?

“Fue un año mágico para mí así que tal vez elegiría “Las mil y una noches””.

 

SÍGUENOS @asobal

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Leer política de cookies

Aceptar