1 - Barça2 - Bidasoa Irun3 - Fraikin BM. Granollers4 - BM. Logroño La Rioja5 - ABANCA Ademar León6 - Viveros Herol BM. Nava7 - Recoletas At. Valladolid8 - Bada Huesca9 - Helvetia Anaitasuna10 - TM Benidorm11 - Bathco BM. Torrelavega12 - Ángel Ximénez P. Genil13 - REBI Balonmano Cuenca14 - Frigoríficos del Morrazo15 - Blendio Sinfín16 - Fertiberia Puerto Sagunto

Inside ASOBAL: El fenómeno Cikusa revoluciona la Liga Plenitude

Liga Plenitude ASOBAL
21/02/2024 | Gonzalo Romero / ASOBAL Liga Plenitude ASOBAL

Un descaro propio de la juventud, un gen competitivo innato y un talento incuestionable conforman la carta de presentación de los hermanos Cikusa que ya conjugan el éxito en tiempo presente. La irrupción de Djordje y Petar en la Liga Plenitude ha provocado un movimiento sísmico en la élite del balonmano masculino español que no ha dejado indiferente a nadie. Su apellido ha resonado desde las categorías inferiores azulgranas como garantía de relevo generacional. El Inside ASOBAL de los Cikusa es un viaje por su historia, desde los orígenes en Bordils hasta su llegada y eclosión en el Barça.

 

¿Es cierto que existe una conexión entre dos hermanos que nacen a la vez?

Djordje: Yo creo que sí porque llevamos muchos años juntos, nunca nos hemos separado y al final se nota, sobre todo en la pista.

Petar, ¿ejerces de hermano mayor?

Ahora más, en años anteriores él hacía de mayor y yo de pequeño, pero ya somos mayores y sí que se nota que, cuando estamos juntos fuera de la pista, yo siempre le ayudo. 

Djordje, ¿cómo definirías a Petar como hermano y jugador?

Como hermano es una persona con mucha energía, le gusta hacer muchos planes, nunca puede estar quieto y eso es algo que me gusta de él. Como persona admiro su locura, me gusta mucho que quiera hacerlo todo sin pensar en las consecuencias y, al final, lo hace porque quiere, sabe que es gracioso. Como jugador, Petar es eléctrico, tiene muchas cualidades, es rápido, tiene buen salto y buen tiro. Yo le defino como saltamontes porque salta mucho.

Petar, ¿cómo describirías a Djordje en su faceta personal y profesional?

Djordje, como hermano, es muy tranquilo, no es como yo, no hace muchos planes. Es un jugador que juega muy bien con las dos manos, es ambidiestro, no sabes dónde te va a fintar y por dónde te va a salir porque el punto fuerte son los dos lados, también tiene salto, no como yo, pero salta, tiene un tiro muy potente desde 9 metros y tiene una visión de juego muy buena.

¿Tenéis una personalidad complementaria?

Petar: Yo cuando tengo que hablar con mucha gente me pongo nervioso y me cuesta más, soy más loco que él. Djordje es más tranquilo.

¿Sois un perfil muy diferente de jugador pero tenéis en común el gen competitivo?

Djordje: Sin duda, los dos sabemos que nuestra meta es ganar y jugar bien así que competimos siempre al máximo nivel e intentamos dejarlo todo en la pista. Nuestro padre ha intentado que nos demos cuenta de que no todo es el deporte, siempre nos ha intentado ayudar con el balonmano porque él fue jugador profesional, pero nos ha enseñado que no todo es balonmano. Nuestra madre también nos ha intentado demostrar que hay más salidas que el deporte. Hemos cogido un poco de los dos.

Petar: Siempre que hablamos con nuestro padre nos dice que lo demos todo, que entrenemos cada día para ser mejores e intentar llegar lejos.

Con vuestro padre Zoran, ex jugador de BM. Gijón en los años 80, ¿era imposible escoger otro camino que no fuera el balonmano?

Djordje: No había alternativa. Sí es cierto que habíamos practicado más deportes, pero, sólo por diversión. Nosotros teníamos claro que el balonmano era la única opción. Uno de los consejos de nuestro padre es que acabemos el partido siendo mejor de lo que lo empezamos. Aunque tú no hayas podido meter 10 goles, tienes que acabar el partido sabiendo que lo has dejado todo en la pista.

Petar: A mí siempre me dice que, como soy joven y estoy jugando con jugadores profesionales y con los mejores del mundo, que no me coma mucho la cabeza. Me dice que intente darlo todo y que no haga tonterías.

¿Cuál es el primer recuerdo que tenéis de balonmano?

Djordje: Nosotros salíamos del colegio y corríamos, con nuestros amigos, hasta el pabellón para coger los mejores balones. Si no cogías el mejor balón, ese día no entrenabas bien. Competíamos en todo. Después, cuando acabábamos nuestro entrenamiento, nos quedábamos en el pabellón para ver si nos dejaban entrenar con algún equipo más y muchas veces nos dejaban, tirábamos y ayudábamos en lo que podíamos. Desde que abrían el pabellón hasta que lo cerraban estábamos nosotros. El pabellón es nuestra segunda casa.

Petar: En los partidos también, en la media parte salíamos a jugar. Cuando terminaba el partido y hasta que apagaban las luces y cerraban las puertas, nos quedábamos ahí metidos jugando, nosotros dos y con algunos amigos más.

¿Es cierto que robabais pega en los entrenamientos?

Djordje: No robábamos la pega, los jugadores se sacaban la pega de las zapatillas cuando acababan los partidos, la dejaban por el suelo, nosotros recogíamos los trozos de esparadrapo y la pega que había en la pista y nos la llevábamos a casa. Ahí nos equipábamos con las zapatillas, poníamos música, nos enganchábamos la pega a las zapatillas y jugábamos con un balón en nuestra habitación. Nuestra madre flipaba.

¿Cuántos televisores habéis roto jugando a balonmano?

Djordje: Rompimos tres televisores. Apartábamos la mesa del salón, poníamos una TV, Petar era el portero y mi objetivo era darle a la TV para meter gol. Mi padre intentaba que no usáramos la TV como portería.

¿Qué tiene el balonmano para que, desde tan pequeños, estuvierais tan enganchados jugando a todas horas?

Djordje: Lo que nos gusta del balonmano es que es un deporte muy completo, hay mucho contacto, puedes estar todo el rato en el partido y no tienes tiempo para pensar. Nos gusta la intensidad, aunque yo parezca más tranquilo, me encanta. Nos gusta la agresividad con la que se juega.

Petar: El balonmano es un deporte muy competitivo y a nosotros nos gusta competir. Mucha gente no lo ve, pero yo cuando era pequeño, el balonmano era el mejor deporte del mundo y ahora también. Para mí, el balonmano es mi vida.

¿Cómo empezáis a jugar a balonmano y cuándo se produce la llamada del Barça?

Djordje: Nosotros empezamos en el colegio, jugando en el patio, ahí no había equipo de balonmano, mi padre habló para formar un equipo. Entre mi hermano, yo y los amigos hicimos un equipo y empezamos a entrenar. Nos llamó el Barça para venir a hacer unos entrenos, no nos pudieron coger el primer año porque ya tenían 16 jugadores, pero nos dijeron que volviéramos al año siguiente. Estábamos nerviosos porque la temporada siguiente ficharíamos por el Barça. Luego estábamos tranquilos en la Masia.

Petar: Sabíamos que el Barça es el mejor club del mundo, teníamos ese nerviosismo de que, si lo hacíamos mal, nos podían echar. Nos adaptamos muy bien y aquí estamos, cumpliendo nuestro sueño.

¿En qué momento el balonmano pasa de ser un hobby a pensar que podéis tener una carrera profesional como jugadores de balonmano?

Djordje: Yo creo que nos dimos cuenta de que el balonmano era lo nuestro desde que éramos muy pequeños, pero, tener la oportunidad de debutar con el primer equipo fue el momento en el que vimos que nos dedicaríamos a esto.

Petar: Pienso igual, cuando eres joven y estás jugando en la base no piensas en si vas a ser profesional o no, por si te lesionas, pero cuando debutas con el primer equipo te viene esa mentalidad de que ya está, que tengo la oportunidad y quiero aprovecharla e ir a por todas.

Se habla de vosotros como el efecto Cikusa, los diamantes del Barça o el futuro del balonmano español. ¿Da un poco de vértigo?

Djordje: Creo que debemos tener los pies en el suelo, estamos para ayudar al equipo, no somos jugadores fijos del primer equipo así que sólo intentamos aprovechar nuestra oportunidad, demostrar lo que somos y ya llegará el momento.

¿Los hermanos Cikusa podrían ser una nueva dupla de hermanos en ASOBAL que se siente en la misma mesa que los hermanos Entrerríos y los Dujshebaev?

Djordje: Lo llevamos con humildad y con respeto a todos, intentando hacernos un lugar en esa mesa.

Petar: Aún queda tiempo, debemos ir con humildad y sin prisas, somos jóvenes, ya llegará el momento de estar donde tenemos que estar.

¿Por qué elegisteis los dorsales que lleváis en el Barça?

Petar: Llevo el 88 porque mi padre llevaba el 8, desde la base he llevado ese número, sólo un año lo cambié para dejárselo a un amigo. El 8 no lo puedo llevar en el primer equipo porque está retirado el dorsal con la camiseta de Víctor Tomàs.

Djordje: Escogí el 24 porque uno de mis referentes es Dika Mem. Cuando él llegó al Barça tenía nuestra edad y llevaba el dorsal 24. Me gustaría intentar demostrar y trabajar muy duro como hizo Dika para llegar a ser como él. Le pregunté a Dika si no le importaría que escogiera ese número y me dijo que era todo mío y que lo diera todo con el 24.

¿Qué papel juega Dika Mem en vuestros inicios con el primer equipo?  

Djordje: Desde el primer día Dika fue uno de los que nos acogió muy bien, nos ayudó en todo, nos dio muchos consejos y nos los sigue dando. Tenemos mucho que aprender de él y, todo lo que nos diga, nos servirá. Dika es el capitán y el mejor jugador del mundo, podemos aprender mucho de sus consejos.

¿Cómo se lleva que Dika Mem haya dicho de ti, Petar, que puedes marcar una época en el Barça?

No siento presión, que un jugador como Dika Mem diga eso de mí me hace sentir que tengo que trabajar más, que debo seguir entrenando para llegar a lo que dice él, a estar en el primer equipo y marcar una época en el Barça. Aún queda, pero estamos intentándolo.

¿Gonzalo Pérez de Vargas ha tenido que ejercer de figura paterna con vosotros?

Djordje: Después de ir con la selección absoluta, Petar y yo viajábamos de Noruega a Arabia Saudí con Gonzalo y Aleix. Como éramos menores y nuestro padre no estaba ahí, no sabíamos si nos pararían por ser menores y no llevar los papeles adecuados así que Gonzalo hizo de padre, de tutor legal, durante todo el viaje. Empezamos a llamarle papi, fue muy gracioso porque, cualquier cosa que nos pasara, él se encargaría de nosotros. Nos venía a preguntar alguien algo y Gonzalo venía a hablar con nosotros. Entre él y Aleix, elegimos a Gonzalo.

¿Tenéis la sensación de que habéis quemado etapas muy rápido?

Djordje: Al final hemos intentado siempre estar a la altura, con humildad y con trabajo duro. Nos hemos acostumbrado, pero porque estamos trabajando muy bien con los mejores, intentando aprender siempre.

¿Creéis que es más fácil llegar al Barça o mantenerse entre los mejores del mundo?

Petar: Al Barça podría llegar cualquiera, pero mantenerse es lo más difícil. No sabes si va a venir alguien mejor o si va a subir alguien de la base. Tienes que darlo todo.

Petar, dijiste en una entrevista que te gusta jugar sin tener presión. ¿Cómo lo logras en un club de máxima exigencia como el Barça?

Antes de un partido no pienso en si lo voy a hacer mal o no. Algunos compañeros del equipo y el capitán me dicen que esté tranquilo, no tengo nada que perder, soy joven y me lo tomo con calma.

¿Cómo gestionáis el error?

Djordje: Lo gestionamos de manera que nos olvidamos. Sabemos que hemos cometido errores, aprendemos de ellos y, la próxima vez que tengamos la oportunidad de jugar, lo damos todo para que no pase lo mismo.

Djordje, háblanos de tu condición de ambidiestro porque no es nada habitual en un jugador de balonmano de primer nivel.

Hace unos años, cuando empecé a intentar tirar con la izquierda, me costaba mucho. Han ido pasado los años y me he ido acostumbrando, noto la izquierda como si fuera mi derecha. No tengo mano mala, son iguales. No tengo una posición que no me guste en pista, me gusta jugar de todo, soy polivalente y estoy para ayudar donde sea.

Petar, ¿cómo viviste que tu hermano fuera el primero de los dos en debutar con el primer equipo del Barça?

Fue algo impresionante porque fuimos con la familia y amigos a verle jugar en el Palau. Es un orgullo. Estábamos todos felices por él. Siempre he tenido el pensamiento de que él ya está allí, yo me quedo aquí y a lo mejor yo no voy a llegar. Cuando Djordje debutó pensé que me tocaba seguir trabajando para estar con él en el primer equipo. La familia y amigos estábamos ahí llorando, muy contentos por él. Metió dos goles en el Palau, con el primer equipo del mejor club del mundo.

Djordje, ¿cómo estás viviendo la temporada del debut de Petar?

Estaba en pista cuando debutó Petar. Para mí es un orgullo que mi hermano debute, al final era lo que yo deseaba, que los dos hermanos llegáramos hasta arriba. Llegó su momento y lo aprovechó muy bien, ahora también está aprovechándolo todo. Parece que lleva toda la vida jugando en el primer equipo, está demostrando lo que tenía que demostrar, intenta hacer lo que puede y ayudar al equipo.

Si jugar en el primer equipo del Barça era un sueño, ¿cómo calificaríais vivir esta experiencia junto a vuestro hermano?

Djordje: Jugar con mi hermano en el Barça es una maravilla, es un sueño hecho realidad para nosotros. Era lo que deseábamos, la verdad es que tenemos una conexión increíble desde muy pequeños, ojalá se dé muchas más veces. Nos compenetramos bien.

Acabáis contrato en junio de 2025. ¿Vuestra primera opción siempre será quedaros en el Barça?

Petar: Queremos estar juntos en el primer equipo, ganar muchos títulos, tanto Liga ASOBAL como Champions. La prioridad es retirar nuestra camiseta en el Palau.

¿Siempre habéis tenido claro que, a nivel de selección, vuestra elección sería España?

Djordje: Siempre hemos sabido que jugaríamos con la selección española, sabíamos que funcionaba muy bien, tuvimos la oportunidad de ir a nuestro primer CAR cuando éramos cadetes y, al final, íbamos juntos, hemos aprovechado todos los momentos. Si jugamos juntos todo va bien y encima tenemos los compañeros que tenemos. Croacia y Serbia nos han llamado, pero siempre hemos tenido claro que elegiríamos España, aunque a nuestros padres les costara un poco.

SÍGUENOS @asobal