Pablo Cacheda: “Nadie nos va a regalar nada por el simple hecho de llamarnos Cuatro Rayas Valladolid”
FOTO: Cuatro Rayas Valladolid
Pablo Cacheda: “Nadie nos va a regalar nada por el simple hecho de llamarnos Cuatro Rayas Valladolid”
| 07/04/2014 | Club Balonmano Valladolid | 
Con el descenso a tan sólo un punto y cuando todavía falta por disputarse el tramo más crítico del calendario liguero, no es de extrañar que afición, vestuario y staff técnico de Cuatro Rayas Valladolid hayan recibido con los brazos abiertos el regreso de Pablo Cacheda. El gallego estaba predestinado a liderar el proyecto pucelano pero la mala fortuna le condenó a siete meses sin su amado balonmano. Una vez el calvario ha quedado atrás, el central confía en poder ayudar a los suyos en la cardíaca lucha por eludir el descenso.

Cada día de tu recuperación, publicabas en twitter cuántas jornadas llevabas alejado de las pistas. ¿Era tu forma de saber que el final del túnel estaba cada vez más cerca?

La rodilla me iba respondiendo bien y yo cada día me veía con una actitud más positiva así que empecé a contar los días para saber cuánto tiempo llevaba fuera de las pistas. Empezó como una anécdota pero reforzaba un pensamiento: “Si llevo tantos días, ya no pueden quedar muchos”.

¿Qué has llevado peor, el día a día de la recuperación o ver cómo el equipo ocupaba incluso puestos de descenso y no podías echar una mano?

Sin duda el hecho de no poder ayudar al equipo porque durante la recuperación iba viendo que la rodilla me respondía bien. Notaba progresos día a día y eso me ayudaba a ser más positivo y a pensar en el tiempo que me restaba para volver. Lo peor era ver desde la grada que el equipo no iba todo lo bien que nos hubiera gustado puesto que llegó a ocupar zona de descenso después de pasar muchas jornadas sin ganar.

¿Qué se siente al volver siete meses y medio después? ¿Nervios y motivación a partes iguales?

Debo reconocer que, al principio, estaba extremadamente nervioso. Creo que es el partido en el que más nervios he pasado. Más que con la selección o cuando debuté como profesional. Tenía muchas ganas de volver y creo que se notó tanto en las celebraciones de los goles que marqué como en la forma de vivir el partido.

La lesión en la rodilla se produjo en tu primer amistoso con Cuatro Rayas Valladolid. ¿Se puede decir que, ahora sí, has hecho el debut con el equipo?

El partido frente a Fertiberia Puerto Sagunto sí era el debut porque el primer partido, el de la lesión, era amistoso y, además, se disputó lejos de “Huerta del Rey”. Ni siquiera me había podido presentar ante la afición de Cuatro Rayas Valladolid. Así que tanto yo como los aficionados vivimos el duelo ante Puerto Sagunto como el día de mi debut.

En ese partido fuiste, junto a Carlos Grau, el máximo goleador con 6 goles y una efectividad del 100%. Tu equipo logró la victoria ante Fertiberia Puerto Sagunto precisamente por 6 goles de diferencia. Mejor debut imposible, ¿no?

Fue un debut mejor de lo esperado y mejor de lo soñado. Por mi cabeza no pasaba, ni mucho menos, protagonizar un partido así y que las cosas salieran tan bien. De hecho, había hablado con el entrenador, Nacho González, y mi objetivo era el de ayudar al equipo. Sobre todo, dar mucha movilidad al balón en los minutos que jugase. Al final, jugué más minutos de lo esperado y tuve mayor protagonismo pero, lo más importante, es que el equipo pudo sumar los dos puntos. También estoy contento porque la rodilla me respondió. Mi actuación personal estuvo muy bien.

¿Un jugador se hace pequeño o grande con una ovación como la que recibiste por parte de tu afición en “Huerta del Rey”?

Parece que la afición de Cuatro Rayas Valladolid estaba esperando mi regreso. A mí me ayudó mucho ver todo el cariño que me transmitieron los aficionados. Ellos no esperaban que volviese tan pronto porque el regreso estaba fijado para mediados del mes de abril por lo que se llevaron una gran sorpresa. Me brindaron una gran ovación y yo disfruté muchísimo de ese momento.

En Valladolid se esperaba tu regreso como uno de los motivos para creer en la permanencia del equipo en ASOBAL. ¿Cómo se lleva esa presión?

Durante el tiempo de la recuperación he querido abstraerme de los comentarios que se venían escuchando sobre si la marcha del equipo hubiese sido diferente si yo hubiese estado en la pista o sobre si el equipo quedaba muy mermado por mi ausencia. El equipo ha hecho un buen trabajo. Está claro que si te falta un jugador de los supuestos titulares, ya sea Pablo Cacheda u otro compañero, el equipo lo nota. Quiero responder a las expectativas generadas por la afición de Cuatro Rayas Valladolid y quiero intentar hacerlo lo mejor posible sabiendo que la actuación del otro día no es lo normal. Después de 7 meses y medio lesionado, hay que tener los pies en el suelo e ir paso a paso.

¿Tu regreso ha supuesto un revulsivo psicológico para el vestuario pucelano?

No lo creo porque el equipo ya estaba en una dinámica muy positiva. De hecho, de los últimos seis partidos, tan sólo hemos sufrido una derrota en Gijón. Mi regreso es positivo porque suma un efectivo al equipo y porque puedo ayudar a mis compañeros. He vuelto con mucha ilusión y espero poder transmitírsela a mis compañeros aunque no creo que la necesiten porque, en los últimos partidos, ellos han jugado muy bien.

En una entrevista para la web de ASOBAL, tu entrenador Nacho González se refirió a ti como “el faro” de Cuatro Rayas Valladolid. ¿Cómo se encajan este tipo de elogios?

Durante mi recuperación quise mantenerme al margen de este tipo de comentarios pero, ahora, pretendo responder a estos elogios. Sé que no será fácil y que la vuelta, después de tanto tiempo inactivo, es complicada. No voy a alcanzar el 100% hasta la temporada próxima ya que, después de una lesión de este tipo, el jugador no se vuelve a encontrar en plenitud hasta que transcurre un año. Intentaré alcanzar el mayor nivel posible cuanto antes. A poder ser, el 100%. Quiero ayudar a mi equipo y espero poder responder a las expectativas puestas en mí y a la confianza que me tiene Nacho González.

A Cuatro Rayas Valladolid le espera un calendario durísimo. BM. Huesca, FC. Barcelona, Globalcaja Ciudad Encantada, Villa de Aranda Top Ribera, Ademar León y BM. Guadalajara. ¿Has vuelto en el mejor momento?

No sé si he vuelto en el mejor momento posible. Tenemos un calendario muy complicado por delante en el que necesitamos de toda la plantilla para intentar sacar los puntos necesarios para la salvación. Ganar los partidos de casa no va a ser suficiente porque un duelo es ante el FC. Barcelona y, hoy en día, parece imposible puntuar ante ellos. Espero que mi lesión sea la última del vestuario porque, con esta plantilla, podemos salvar la categoría.

¿Ves al equipo capaz de asumir el reto de la permanencia ahora que Ángel Ximénez Puente Genil está a 1 punto, Juanfersa Grupo Fegar y Fertiberia Puerto Sagunto a 2 puntos y Frigoríficos Morrazo a 3 puntos?

Lograr la permanencia será muy complicado pero nos favorece que haya tantos equipos implicados. Todos ellos se pueden dejar puntos por el camino por culpa de los nervios. Algunos equipos parecían salvados al finalizar la primera vuelta y ahora siguen metidos en la lucha por la salvación. La Liga ASOBAL está muy igualada, cualquier equipo puede lograr puntos ante cualquier rival. Estoy convencido de que, hasta final de temporada, aún veremos más de una sorpresa.

El peso de la historia, el hecho de que Valladolid haya estado las 24 temporadas de vida de ASOBAL en la máxima categoría, ¿juega a favor del equipo en un tramo final de temporada como éste?

No creo que eso influya. A la hora de jugar, cada temporada es un nuevo desafío. La presente y la pasada temporada, a Cuatro Rayas Valladolid le ha tocado luchar por no ocupar puestos de descenso. Yo creo que no pesan ni la camiseta ni los títulos que tiene este club. Nada de eso nos va a ayudar a salvar la categoría. Debemos sumar el mayor número de puntos, especialmente fuera de casa. Nadie nos va a regalar nada por el simple hecho de llamarnos Cuatro Rayas Valladolid.

La jornada 28 se vive un duelo directo ante Villa de Aranda Top Ribera en “Huerta del Rey”. ¿Será un partido clave en la lucha por no descender?

Será un partido clave pero no el único porque, si sólo ganamos a Villa de Aranda Top Ribera en los seis partidos que nos quedan, no vamos a conseguir la permanencia. Está claro que ese partido será vital porque es un rival directo. Por suerte, con casi todos los equipos implicados en la lucha por no descender tenemos el goal average ganado. Tendremos una especie de punto extra a la hora de afrontar las últimas jornadas de Liga ASOBAL.

¿Se hace raro tener a un entrenador que sólo es cuatro años mayor que tú?

A mí se me hace especialmente raro porque yo venía de Vigo y allí mi entrenador me doblaba la edad. Tener un entrenador tan joven es diferente pero yo creo que Nacho González está haciendo bien su trabajo. Es un entrenador que tiene peso en el vestuario. Su edad importa más fuera que dentro del equipo. Nuestro entrenador tiene menos experiencia pero los jugadores veteranos le ayudan y Nacho sabe llevar muy bien el grupo.

¿Cuáles son los centrales que tiene como referentes Pablo Cacheda?

Cuando era pequeño me fijaba mucho en Jackson Richardson ya que yo era un gran aficionado de Portland San Antonio. Seguía al equipo porque disfrutaba mucho viéndoles jugar y Richardson era el referente del equipo. En la actualidad, no tengo un referente claro. Soy un buen amante del balonmano. Veo muchos partidos y me gusta fijarme en todos los centrales pero está claro que debo aprender de jugadores españoles como Chema Rodríguez, Raúl Entrerríos, Dani Sarmiento o Joan Cañellas. Debo fijarme en ellos porque todos están jugando a un grandísimo nivel.


 



2011 - ASOBAL. Todos los derechos reservados - Web optimizada para IE 7.0 o superior y FF 6.0 o superior. Ancho 1024px.           Siguenos en: Facebook Twitter YoutubeInstagram