Nacho González: “No estamos desahuciados”
Nacho González: “No estamos desahuciados”
| 31/01/2014 | Club Balonmano Valladolid | 
El Cuatro Rayas Valladolid inicia la segunda vuelta de la Liga con un enfrentamiento ante un rival directo por la salvación como Ángel Ximénez Puente Genil. Nacho González, en su primera temporada en ASOBAL, tiene la misión de asegurar la permanencia del histórico equipo pucelano. La ilusión y la exigencia equilibran la balanza de su inexperiencia en la máxima categoría del balonmano español.

¿Cómo está el equipo tanto psicológicamente como físicamente para afrontar esta durísima segunda vuelta?

Terminamos la primera vuelta con muchas lesiones y muy justos de fuerzas. Necesitábamos el parón para recuperar a los jugadores. Físicamente estamos muy bien. Psicológicamente, nosotros sabíamos, a principio de temporada, que iba a ser un año difícil pero no esperábamos estar en puestos de descenso. El club había creado el proyecto entorno a Pablo Cacheda pero su lesión y la de otros jugadores han propiciado que ahora estemos en la parte baja de la clasificación. Tenemos que hacer una buena segunda vuelta y, sobre todo, sumar el mayor número de puntos posibles en casa.

A principio de temporada se mostraba confiado respecto a no sufrir tanto por la permanencia. Imagino que la acumulación de lesiones no entraba en sus planes, ¿no?

Nuestro objetivo era mantenernos en ASOBAL. Teniendo en cuenta la situación económica de Cuatro Rayas Valladolid, debemos hacer un proyecto sostenible. Pablo Cacheda era nuestro faro. Su lesión y, además, en la pretemporada, nos dejó tocados. Es uno de los motivos que explican que estemos en la lucha por no descender. Lo bueno es que la Liga está muy igualada. No estamos desahuciados, ni mucho menos. La Liga es muy larga y quedan 30 puntos.

¿Cómo está la rodilla de Pablo Cacheda?

Es un jugador muy joven. Nuestra prioridad debe ser el jugador. Siempre tuvimos claro que, en ningún momento, íbamos a forzar las cosas. La rodilla no ha dado ningún problema. La recuperación va en su curso. Nosotros esperamos que, para el mes de abril, Pablo nos pueda echar una mano. Sabemos que un jugador que sale de una lesión no va a ser tan resolutivo como podría haberlo sido en un estado de forma óptimo. No esperamos que él sea el salvador del equipo. Ni se lo vamos a exigir.

El equipo todavía no ha ganado fuera de casa. Ante un rival directo en la lucha por la permanencia como Ángel Ximénez Puente Genil, ¿sería el mejor momento para conseguir la primera victoria?

Si ganamos daríamos un paso muy importante pero yo creo que la salvación nos la tenemos que ganar en casa porque nos visitan el resto de rivales directos en la lucha por la permanencia. Fuera de casa tenemos que visitar Gijón, Cangas, Pamplona o Cuenca y allí podríamos puntuar. Está claro que debemos sumar fuera de casa pero tampoco debemos tomarnos el partido ante Puente Genil como una final.

En su presentación afirmó que entrenar a Cuatro Rayas Valladolid es un tren que pasa una vez en la vida. ¿Se está cómodo en el vagón?

Valladolid es mi casa. Las cosas buenas son muy buenas pero los malos momentos, cuando no llegan los resultados, también son muy malos. Todo se magnifica. Pero es un sueño entrenar en ASOBAL y, además, en Valladolid. Soy un afortunado.

Siendo su primera temporada en ASOBAL, ¿con qué suple Nacho González su inexperiencia?

Tengo la suerte de contar en la plantilla con jugadores veteranos muy involucrados en el proyecto. Me apoyo en estos jugadores porque me están ayudando muchísimo.

¿Produce vértigo el cambio de entrenar en Primera Nacional a hacerlo en ASOBAL?

El cambio es grande por lo que representa Cuatro Rayas Valladolid en su ciudad. Es un club histórico. La diferencia principal está en el entorno de un equipo de ASOBAL respecto a uno de Primera Nacional. Ahora trato con jugadores profesionales. La suerte que he tenido es que, al ser entrenador de la casa, ya conozco tanto a la plantilla como a la directiva.

Media plantilla de Cuatro Rayas Valladolid es mayor que su entrenador. ¿Cómo se ha ganado al vestuario?

En Primera Nacional, prácticamente todos los jugadores eran mayores que yo. Los más veteranos me conocen porque ellos llevan muchos años en Valladolid y saben de mi trabajo en las categorías inferiores del club. Además, a los más jóvenes los he entrenado yo en el pasado. Por suerte, entré en un vestuario conocido. Saben mi forma de entender el balonmano. Soy continuista respecto a la idea de Juan Carlos Pastor o de “Jota” González. Es más fácil entrar en un vestuario de ASOBAL cuando ellos ya me conocen que no si yo fuera joven y, encima, desconocido.

¿Y cómo se ha ganado el respeto del resto de entrenadores de ASOBAL? ¿Se ha dejado la barba por ellos o por los árbitros?

El respeto que nos tenemos todos los entrenadores de ASOBAL es máximo porque sabemos el trabajo que conlleva entrenar a un equipo en la máxima categoría. Cuesta ganarse el respeto de los árbitros. Es la misma situación que viven los jugadores jóvenes. Ellos se tienen que ganar ese respeto y yo también.

¿Cómo se define Nacho González como entrenador?

Soy trabajador y exigente. Me gusta mucho dialogar con la plantilla. Yo puedo tener una idea pero trato de compartirla con los jugadores que tienen más experiencia para saber si es acertada o no. Me dejo aconsejar por los más veteranos. El trabajo y la exigencia están unidos a entrenar en una categoría como ASOBAL. Si queremos hacer bien las cosas nos tenemos que esforzar al máximo.

¿Qué aprendió Nacho González de su antecesor Juan Carlos Pastor? ¿Y de Jota González?

Dentro de una misma idea de juego, ambos son muy diferentes. Un entrenador no debe querer ser algo que no es. El entrenador debe transmitir su carácter tanto dentro como fuera del vestuario. He aprendido muchísimo de los dos. Yo he crecido viendo entrenar a “Jota”. Tanto él como Juan Carlos Pastor tienen un carácter muy diferente por lo que he tratado de incorporar lo mejor de ambos. Sigo muy de cerca las evoluciones de Juan Carlos Pastor en Hungría. Hablamos de vez en cuando pero con el que más trato tengo es con “Jota”. Por el pasado pero también por jugar en la misma Liga.

¿Qué no falta nunca en su maleta de desplazamientos? ¿Un libro?

Un libro y buena música siempre vienen bien para las interminables horas de autocar. Ahora estoy empezando a leer la trilogía “Dinero fácil” de Jens Lapidus.


 



2011 - ASOBAL. Todos los derechos reservados - Web optimizada para IE 7.0 o superior y FF 6.0 o superior. Ancho 1024px.           Siguenos en: Facebook Twitter YoutubeInstagram